10 de enero de 2005

BOCAZAS

Llámase bocazas al que habla más de lo discreto, al que tiene la lengua muy larga para presumir pero muy corta para desdecirse. El bocazas como está más guapo es calladito y en la cama o delante del televisor, pero a muchos les encanta el deporte. Incluso lo practican.

El mundo de los deportistas está lleno de bocazas. Y el del fútbol se lleva la palma, la pierna y hasta la rabadilla del culo. Pongamos algunos recientes ejemplillos para ejemplificar el asunto.

Durante todas las Navidades hemos estado oyendo a infinidad de bocazas. Para Laporta, presidente del Barcelona, la Liga está chupada y la Champion merendada. Eso que el invento no ha hecho más que empezar. ¡Sólo le faltó decir que los culés también ganarán la UEFA y la Copa de América, pese a no jugarlas!

En la acera capitalista de enfrente, el Real Madrid, bastó que ganaran un minipartido aplazado de 6 minutos para olvidarse de cómo vienen arrastrándose por todas las competiciones desde que empezó el curso futbolístico. “Ganaremos todos los títulos” – manifestaron en el vestuario los jugadores. La cosa tiene mérito porque no habían probado ni una gota de alcohol.

Pero es en los grandes eventos cuando el personal pierde la boca y se desboca. Con ocasión del derbi At.Madrid-Real Madrid de ayer, los atléticos no quisieron ser menos y aprovechando que las teleles y arradios les pusieron tropecientos mil micros y cámaras en los hocicos, se hincharon… No a goles (al final perdieron por 0-3) sino de cantar machadas. Empezó la guasa el Pato Sosa, quien además de poner a caer de un burro a los cojitrancos galácticos realmadrileños, soltó perlas como estas: “Tenemos que ganar como sea”. “Saldré con el cuchillo entre los dientes”. ¿Este hombre es futbolista o carnicero? Después, cuando llegó el partido, estuvo más blandengue que un chicle y más ceporrón que un alcaparrón. Le siguió Salva, delantero centro: “Tengo mucha seguridad de que vamos a ganar el derbi”. Lo tuyo, machote, ni es meter goles ni adivinar el porvenir. Menos mal que sabes pilotar aviones, que si no menudo futuro te esperaría. El niño Torres (que cada vez tiene cara de abuelo resabiado) fue más comedido ahorrándose el sonrojo de después del partido, donde falló más que una escopeta de perdigones. Y para que todo el club estuviera representado en la bocacería insensata, su presidente –habitualmente comedido- presumió de victoria previsible pues “el Atletic es mejor y juega en casa, donde no nos gana nadie”. Si esta cereza, Sr. Cerezo, estaba pocha, no digamos la siguiente: “Lo mismo no pasamos ni apuros”. Aunque a tenor del partido, en que el Madrid disparó tres veces a puerta en los noventa minutos y marcó tres goles, ¡quizás no le faltase razón!

En fin, que mejor estarse calladito antes del partido no vaya a ser que luego llegue un Ronaldo y con la pata chula nos deje con el culo y la boca al aire. En boca cerrada no entran moscas, dice un sabio refrán. Algunos no la cierran ni aunque les metan tres goles en propio campo. Ferrando, entrenador del Atletico, en rueda de prensa tras el partido: “Esto pasa porque tienen 40 kilos más de presupuesto”. Tras esta bocanada de aire fresco, fuese y no hubo nada. Ni una triste risa, oyes.

Un consejo a tanto bocazas futbolero: Menos darle al pico y más a la pala.

1 comentarios:

Anónimo 11/1/05 1:32  

Cojonudo tu comentario, ché. Los futbolistas deben hablar más en el campo y menos ante los micrófonos. ¡Para las chorradas que dicen!

  © Blogger template 'Greenery' by Ourblogtemplates.com 2008

¡Gracias por vuestra plantilla! (El Puñetas, agradecido).